Change Language

viernes, 24 de mayo de 2013

Mi Almohada y mis Poemas



 

Qué manía mía la de obsesionarme con tu aroma. Un recuerdo que viene solo, como las memorias que no podré compartir contigo nunca más. Me pongo de rodillas en el frío cuarto que hoy en día refleja lo que ha sido de mi vida. Cómo lloro ante el recuerdo de nuestras risas en la cama. Pero me calmo cuando huelo mi almohada, que aún conserva tu aroma y parte de tu vida, la vida que dejaste atrás, atormentándome en silencio. Mis poemas y poemarios gritan por ayuda pues ya no hay nadie quien los lea; quien los lea llorando, ni sonriendo. Ya no hay quien se emocione con mis filosóficos versos. Por las mañanas lo único que me calma es el café. Por las tardes ninguna de mis historias me convence. Pero las noches se vuelven mares, océanos, donde nadan peces que me traen recuerdos de tus labios suaves, de la calidez de tu pecho y del amor que tú un día me brindaste. El amor que un día me brindaste me dejó marcado. El amor que un día me brindaste es el creador de miles de versos que no paran de hablar de lo feliz que creí que era. Son aquellos versos que narran nuestras vidas como fieles conocedores del mundo y del amor.

martes, 14 de mayo de 2013

Pensamiento Corto y profundo: La Pluma que seduce al Papel en la pista de baile.

   La pluma se moja en el tintero para que el escritor publique sus ideas. Es inevitable que el poeta deje de sufrir por amores pasados. Así pase el tiempo, así se trate de amores imaginarios, es inevitable que la pluma deje de mojarse en tinta para que palabras llenas de lágrimas silenciosas salgan de esta.
   El papel se excita cuando la pluma lo roza con su suave punta, dirigida por emociones dulces y amargas. Y la mano baila sobre el papel, dirigida por el director de baile, que es el artista escritor. 
   ¡Cómo gozan los ojos al leer las palabras escritas por el hombre!

miércoles, 1 de mayo de 2013

No se cómo mirarte a los ojos

Mis maneras de verte son contadas hasta mil, porque al principio mis ojos no sabían cómo buscarte. 
El rastro de un animal volador, el águila que huye del cazador, las nubes que ocultan el dolor en el cielo de tu mirada. 
Y mis ojos a veces se cansan de ser engañados por tu espejismo, entonces tengo que diferenciar la realidad de mis fantasías húmedas. 
No te sientes en la mesa que a mi lado se encuentra porque no podré evitar mirarte. 
No pienses nunca en saludarme porque me cegaré ante tus miradas coquetas.
Encontraré mil formas de mirarte, pero ninguna directa a tus ojos, porque su profundidad me debilita, porque su oscuridad me envuelve por completo. 
Los hombres antiguos debieron haber venerado tu mirada y las mujeres cantaron canciones sobre su resplandor.
Encontre la manera de callarme la boca cuando mis suspiros dejaron de ser de alegría, y tus ojos dejaron de ver mi cara, y los míos dejaron de ver luz.